lunes, 28 de octubre de 2019

CUANTA RISA COMÍ CONTIGO y tú guisando un hueso


los amigos son Beatrices que nos conducen a traves de los desconocidos dias
y sus respectivos universos




CUANTA RISA COMÍ CONTIGO y tú guisando un hueso


Si me ves
Una sonrisa
Y una cesta de pan
En las manos,
No es un misterio:
Sabes
Que estoy contemplando
El pasado.
El pasado
Es hoy
          (Alberto Pimenta)


Lo que la amistad genera es el estar vivos hasta que el último se vaya.
De momento no ha sucedido, aunque ya formáis una poblada y apacible aldea
los que habéis partido Nos criamos a la intemperie, y habitamos muy pronto el mundo
que nos correspondía que no era precisamente nuestro mundo, este,
iríamos levantándolo en nuestros corazones. De ahí nuestra perpetua
desobediencia ante todo aquello que según descubríamos se nos revelaba falaz,
cruel, injusto, lleno de miedos y represión, de verdades a medias,
de silencios nefastos, el suelo que pisábamos estaba manchado de sangre,
de una sangre que hasta el día de hoy aún no muestra todos sus nombres.
Apareciste ahí, entre los sueños y la generosidad, y supe que había
encontrado un compañero para las incursiones furtivas en los territorios
solapados por un poder al que jamas le otorgamos la menor autoridad.
"Nosotros estábamos tejidos con la tela con la que están hechos lo sueños".
Vivíamos como creíamos que debíamos vivir, y así hasta hoy. Y en la Vía Pública.
Conocernos formaba parte, sin duda, de ese azar que a veces no es manipulado
por los dioses, y que conlleva la voluntad de ser uno mismo, alguien
que no dejas de inventarte hasta la muerte, incluso la muerte pasa a ser pronto
parte de ese "proyecto".
Ni yo ni la gente que ha bebido conmigo nos hemos sentido avergonzados
en ningún momento por nuestros excesos. Fuimos excesivos y desobedientes,
pero sobre todo supimos muy temprano que no era posible vivir sin amar.

Pasa, a veces, una muchacha
con una sonrisa entre los párpados
Y acontece un temblor de raíces
y se le seca el paladar al dia
mientras cruzan furtivos
los pesares, los entierros, los sermones
la santa madre iglesia
no la que reza en las caracolas
ni en las esquinas donde
en carne viva los misterios
se pasan de boca en boca
como tizones encendidos
de un mañana que repartimos
como pan amasado por mas mar
que el que administra la luna.
Pasa, a veces, una muchacha
y tamborilea la luz que nos inventa
funambulistas atravesando el universo


Descubrir el amor
es levantarle la tapa de los sesos
a la muerte
armar la cartografía del corazón
abrir las manos a las derrotas
las adorables derrotas
que nos empujan siempre de regreso
siempre hacia las islas de tesoro
que solo los náufragos alcanzan.
Y en la solapa del alma
la inmarchitable rosa de los vientos.


Os acordáis de cuando 
izábamos silencios en las avenidas
desplegamos la estupefacta belleza
de perdernos
corriamos de pronto, súbitamente
como demenciales criaturas del futuro
y abríamos a la canal 
la ruin necedad de los Gobiernos
Os acordáis cuando jugábamos
a meter miedo, a espantar 
a los sumos sacerdotes, nosotros
que éramos objetivos capitales del terror 
Sabíamos del tacto de los sueños
y así trazabamos incursiones
e ignoramos los decretos de los esbirros
de los mercachifles que abaratan 
las lenguas y los árboles
donde se cita la alegría de estar vivos
con el origen de las especies.


Los Museos fueron desde un principio
objeto de rituales de apareamiento
es un secreto a voces
que todos hemos hecho el amor
en el tiempo muerto de Magritte
y con William Blake, descubrimos
la divinidad del mundo sin un solo dios verdadero.


Y no dejamos de bailar sobre las tumbas
de sus miedos, de sus empresas 
de productos cosméticos que tanta muerte 
cosechan haciendo de los veranos
estancias para momias esmaltadas
que estampan a los pájaros en sus vuelos
e intoxican a los niños que no duermen.


Y bailamos malditos, y bailamos 
hasta hacer música con los escaparates
y las piedras y sus congéneres, las ramas.


Y hasta hoy andarnos por las ramas
sobre la espuma de los días
es algo que nos encanta hacer

en las trastiendas de las barricadas.









  

A los amigos y amigas que habitan la Aldea de mi corazón

los amigos son Beatrices que nos conducen a través de los desconocidos días y sus respectivos universos


kini y alfredo
Nosotros usábamos relucientes botas
y los trenes eran distancias maravillosas.
Nos cortaban el pelo al cero, y lo dejamos crecer como la noche.
Jamás regresábamos
y desdeñosos dejábamos que pasara el alba primero.
Nos veíamos para amar en torreones insomnes y medievales
Y bebíamos como sabios inocentes para no olvidar los días.

Cantábamos con las manos guitarras jamás vistas
y bailábamos como salvajes canciones
que se traducían en besos.
Teníamos fe en la falta de fe como decía Seeger
y olvidábamos el hogar para siempre entre  muslos intactos
e intactos permanecíamos a pesar del miedo armado y mezquino

Nos cambiamos de nombre muchas veces y asaltamos el orden
otras tantas, por nuestras venas corrían todas las consignas rojas y negras
Nadie  pudo jamás impedir que Poe compartiera las aceras con nuestro delirio
Pero nunca faltábamos a la cita con un puñado de brasas bajo el brazo
Aprendimos todas las estrategias para fracasar apasionados
Era un modo de hacer clandestina la humilde felicidad de estar vivos

Y aquí estamos y es fácil saber que era aquí donde íbamos a veros
y ya veis, en esto tampoco hemos fallado.
 (dedicado a todos nosotros que hicimos de la amistad la barricada más hermosa contra la muerte en vida)


EL SILENCIO ESTA LLENO DE PALABRAS EN BLANCO ESPERANDO EN LA PUNTA DE TU LENGUA



Mañana las calles se llenaran de voces en flor, que se marchitaran y más flores imparables irán borrando de la faz de las albas por venir esa negra leche que amarga hasta la mismísima risa de las piedras hasta el puto llanto.
Mañana tejiendo aire en el dorso de un cansancio que se agota.
Lo saben y preparan los ladridos. Ni los perros están con ellos. Las porras son su miedo.
Algo acontece que hasta las tardes rejuvenecen planeando sobre nuestra nómada conciencia. Estos días de resistencia y risa las tardes son cometas de Asia. Felizmente desorientados, desobedecemos el diagnóstico, en las solapas de las citas, la rosa de los vientos.

viernes, 11 de septiembre de 2015

El ojo invisible de la Nouvelle Vague, por CARLES GÁMEZ

El ojo invisible de la Nouvelle Vague | Estilo | EL PAÍS



El ojo invisible de la Nouvelle Vague

Muestras y ensayos reivindican la figura de Raymond Cauchetier, el fotógrafo que inmortalizó la revolución del cine en los sesenta





Jean Seberg y Jean-Paul Belmondo en el rodaje de 'Al final de la escapada'. / RAYMOND CAUCHETIER


Una pareja pasea por los Campos Elíseos. Ella, cabellos cortos masculinos, pantalones capri y camiseta con el logo New York Herald Tribune. Él, un joven aprendiz de gánster con sombrero Borsalino y aire desgarbado. La actriz Jean Seberg y un casi debutante Jean-Paul Belmondo son fotografiados por Raymond Cauchetier durante el rodaje de Al final de la escapada(1966), la obra que pondrá el nombre de Jean-Luc Godard en los rótulos luminosos del nuevo cine y lanzará la Nouvelle Vague como marca. Acababa de nacer una de las imágenes icónicas del siglo XX.
Después de permanecer olvidado durante décadas, Cauchetier (París, 1920), a sus 95 años, disfruta finalmente del reconocimiento; su obra se exhibe en centros oficiales y galerías mientras le dedican ensayos y estudios críticos. “Hice mi debut en el mundo del cine sin saber que iba a ilustrar una revolución cinematográfica”, recordaba en uno de los homenajes que han ido sucediéndose en los últimos tiempos.
Negativos de la fotos tomadas para la cinta 'Jules y Jim'. / RAYMOND CAUCHETIER
Entre 1959 y 1968 su Rollefleix recoge a estos nuevos héroes, protagonistas de la vida moderna que imponen su estilo, la generaciónNouvelle Vague bautizada por la directora de la revista Elle Françoise Giroud. Aquellas imágenes mal pagadas y material de trabajo de producción acabarán por transformarse en el mejor documental de ese nuevo cine. Cauchetier asiste desde la primera fila a la insurrección visual. “Si tuviera que quedarme con algunos de los mejores recuerdos, sería el rodaje de Al final de la escapada y la sensación de estar asistiendo a la reinvención de cine”.
La vida de Cauchetier está marcada por la historia del siglo XX. A los 20 años entró en las filas de la Resistencia francesa luchando contra el ejército nazi. Acabada la guerra, se marchó a Indochina para trabajar en el servicio de información y prensa del ejército francés. A su regreso a París, a finales de los años cincuenta, el azar lo lleva hasta las puertas de esa revolución cinematográfica que acababa de comenzar capitaneada por los jóvenes críticos de la revista Cahiers du Cinema, autodidactas como él.
El fotógrafo desembarcó en el set de ese nuevo cine, libre, directo, enemigo acérrimo de esa cinematografía academicista que imperaba en la Francia de la posguerra, y se convirtió en el ojo invisible en el plató de esa nueva ola que se reconoce tanto en el lenguaje de Robert Bresson y Jean Vigo como en su pasión por el cine norteamericano de Hitchcock y Hawks.
Sus fotos, casi sesenta años después, son la memoria rescatada de sus protagonistas: directores como Jean-Luc Godard, Jacques Demy oFrançois Truffaut y sus musas, Anna Karina, Jeanne Moreau, Anouk Aimée o Françoise Dorléac. Una generación de actrices representantes de una forma de vivir más libre. “Tuve la suerte que los actores que fotografié eran guapos y fotogénicos”. Su cámara fue testigo del primer encuentro entre la actriz Jean Seberg y Godard con motivo del rodaje de Al final de la escapada. La estrella estadounidense, acostumbrada a Hollywood, no pudo esconder su nerviosismo ante un director que le ofrecía los diálogos escritos en unos improvisados trozos de papel.
Imagen de la cinta 'La piel suave'. / RAYMOND CAUCHETIER,
Promotor de un nuevo realismo cinematográfico y de estética neorromántica, sus imágenes han forjado una serie de iconos que cada temporada sirven de munición gráfica al mundo de la moda, la fotografía, la publicidad o el diseño gráfico. Fotógrafas como Ellen Von Unwerth para el Vogue estadounidense o realizadoras como Zoe Cassavetes, uno de los nombres fetiches del cine publicitario de moda, no han dudado en inspirarse en la Nouvelle Vague y las imágenes de Cauchetier como objetos de remake.
Gracias al director Roger Vadim, Y Dios creó a la mujer (1956), y a la figura infractora de Brigitte Bardot en el papel de Juliette la pantalla centelleaba con un nuevo modelo femenino; una generación de actrices definía ese nuevo estatus entre la modernidad y transgresión. Las fotos de Cauchetier, medio siglo después, devuelven ese momento de cambio y mutación estética.

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Se ha ido 'El Pala', un luchador incansable por los derechos de los trabajadores de la hostelería | últimoCero

Se ha ido 'El Pala', un luchador incansable por los derechos de los trabajadores de la hostelería | últimoCero

Francisco Javier Palacín Péz, 'El Pala', en una imagen reciente.
Francisco Javier Palacín Péz, 'El Pala', en una imagen reciente.




Se ha ido 'El Pala', un luchador incansable por los derechos de los trabajadores de la hostelería

El rótulo del bar por él abierto en la calle San Blas mantiene la estrella roja que firmó Sierra
últimoCero
Valladolid
Francisco Javier Palacín Pérez era conocido por todos como 'El Pala'. Así llamó a su bar de la calle san Blas, 15, lugar de cita obligada durante los 80 y 90 para tomar un pesquera y una croqueta hecha por 'Magda' (Magdalena García Soria), su inseparable compañera, hasta que llegó el momento de la jubilación y la salud obligó a retirarse de detrás del mostrador, aunque 'El Pala' continuó sin 'El Pala'.
Palacín tenía 71 años. Los últimos de su vida los había pasado entrando y saliendo del hospital por culpa del corazón, que le llevó al quirófano para intervenciones de cardiología de alto riesgo que siempre encaró con gran entereza. Es posible que en su vida solo se derrumbase una vez: ante el  golpe recibido por la trágica perdida de su hijo Javi.
El último ingreso hospitalario fue hace unos días. Había sido por culpa de la vesícula, "una cosa menor", según él. Sin embargo, cuando se encontraba en el postoperatorio, 'El Pala'  este miércoles de Ferias no se ha despertado. Se ha ido silenciosamente, sin abrir los ojos ni la boca; esto último hasta hoy imposible en él. Siempre dispuesto a polemizar, a alzar la voz ante cualquier clase de injusticia... a la vez que repartía piruletas a los clientes más pequeños.
Con él se va un profesional de la hostelería y sobre todo un luchador por la dignidad de sus trabajadores. Los más viejos recordarán el conflicto generado por los despidos y el cierre del hotel Inglaterra, al frente del que estuvo Javier Palacín, por no hablar de su militancia en el Partido del Trabajo de España, en cuyas listas al Congreso en León figuró en las elecciones de 1979.
Se nos ha ido 'El Pala' y son muchos los que tendrán una sensación de profunda horfandaz por no tener con quien conversar-discutir. De manera especial 'Madga' y sus hijos Magdalena y Pilar.  Su ausencia es un hueco más que será difícil de llenar en este Valladolid que va perdiendo a sus mejores hijos.
En 'El Pala' sigue el rótulo del primer día que abrió sus puertas 'El Pala', con su estrella roja de cinco puntas rotulada por Manolo Sierra para que ningún despistado se llamara a engaño y supiera que terreno pisaba. Traspasada la puerta te podías encontrar desde una pareja de policías de la Comisaría de al lado o al actor Francisco Rabal jugando una partida de cartas. Algo casi sagrado en el espacio que abrió para disfrute de todos Javier Palacín, que será despedido el jueves, día 10, a las 16 horas, en el tanatorio de El salvador.

martes, 26 de mayo de 2015

alessio spataro: Biliardino (Bao)

Conocin a Alejandro Finisterre, uns anos antes de morrer, por medio do meu amigo Horacio. Coñecerlle foi un dos acontecementos mais importantes que me sucederon. He con Alessio Spataro tuven a oportunidade de facilitarlle documentos de primeira man, cando comezou o proxecto deste historia grafica. Saude, amigo Serxio.



alessio Spataro: Foosball (Bao) : futbolín, mi primer libro como un solo autor se dará a conocer dentro de unos meses para Bao Publishing. [Aquí] a encontrar la entrada de blog en el que g ...























































































Futbolín, mi primer libro como un solo autor se dará a conocer dentro de unos meses para Bao Publishing. 
Aquí ] a encontrar los blogs que publican gratis los primeros 60 de 266 páginas de los cómics (dos cada miércoles y viernes de 10:00). 

Las mesas estarán todo en dos colores rojo y azul.


Feliz lectura.




Artículos:

- El País, entrevista de Xosé Manuel Pereiro (17/1/2012)
- Izquierda, entrevista Checchino Antonini (29/01/2015).
-  Mihocompratounlibro.com , entrevista de Daniela Ionta (02/02/2015).
- Repubblica.it, vídeo de la entrevista de Francis Fasiolo (18/02/2015).
- Actualizar / Radio2Rai, entrevista de Lorenzo Scoles al min. 00:36:00 (22/02/2015); ( foto )


EL PROCESO



El siguiente cómic que estoy trabajando, probablemente se titula Foosball. La documentación que ha durado años desde su muerte en 2007, el inventor del fútbol moderno, el anti-fascista español Alejandro Finisterre, poeta, editor, exiliado, inventor, secuestrador del avión y bailarín de claqué.


Ahora estoy en esa etapa entre el guión y el dibujo en el que puede pasar cualquier cosa (porque es la primera historia cómica larga hago solo).
De mi proyecto si ya están trabajando en España [ aquí mi entrevista en El Pa í s].


Hasta la fecha, las únicas cosas ciertas son tres:

1) El trabajo enorme. A partir de la secuencia de comandos, a menos que los cambios son de 300 páginas. También porque decidí complicarme la vida, porque todo va a estar en dos colores azul y rojo. Así que antes de terminar Prometo no revelar la tabla de vista previa, además de la que puedes ver (es el primero del tercer capítulo, ambientada en la España de Franco en Marruecos, donde el inventor Alejandro Finisterre, sirviendo a un servicio militar al igual que una verdadero castigo para el trabajo forzado).

2) La ambigüedad de la historia. La parte autobiográfica, obviamente, sabe todo. La otra parte, cuanto más denso, lo que se refiere a la vida de Alejandro Finisterre, hay muchos aspectos difíciles de documentar. Así que a menudo tenía que jugar con la imaginación para describir los diálogos, los lugares y las caras de las personas más o menos conocidos.
A pesar de su escasa en comparación con lo que he aprendido y documenté sobre Finisterre, es una sección muy completa sobre la wikipedia española [click aquí ].

3) Mi maníaco y su inquebrantable pasión por el fútbol. Un juego que siempre pierde, incluso si usted conmigo en la puerta hay un campeón.

Un agradecimiento especial a Xurxo Souto, cantente Diplomáticos de Os de Monte Alto, y Bep Moll, director del documental Tras El Futbolin.

jueves, 19 de septiembre de 2013

BILIARDINO, de ALESSIO SPATARO

pazzia: BILIARDINO: Il prossimo libro a fumetti a cui sto lavorando sarà probabilmente intitolato Biliardino. La documentazione è durata anni da quando nel 200...


El siguiente cómic que estoy trabajando, probablemente se titula Foosball. La documentación que ha durado años desde su muerte en 2007, el inventor del fútbol moderno, el anti-fascista español Alejandro Finisterre, poeta, editor, exiliado, inventor, secuestrador del avión y bailarín de claqué.


Ahora estoy en esa etapa entre el guión y el dibujo en el que puede pasar cualquier cosa (porque es la primera historia cómica larga hago solo).
De mi proyecto si ya están trabajando en España [ aquí mi entrevista en El Pa í s].


Hasta la fecha, las únicas cosas ciertas son tres:

1) El trabajo enorme. A partir de la secuencia de comandos, a menos que los cambios son de 300 páginas. También porque decidí complicarme la vida, porque todo va a estar en dos colores azul y rojo. Así que antes de terminar Prometo no revelar la tabla de vista previa, además de la que puedes ver (es el primero del tercer capítulo, ambientada en la España de Franco en Marruecos, donde el inventor Alejandro Finisterre, sirviendo a un servicio militar al igual que una verdadero castigo para el trabajo forzado).

2) La ambigüedad de la historia. La parte autobiográfica, obviamente, sabe todo. La otra parte, cuanto más denso, lo que se refiere a la vida de Alejandro Finisterre, hay muchos aspectos difíciles de documentar. Así que a menudo tenía que jugar con la imaginación para describir los diálogos, los lugares y las caras de las personas más o menos conocidos.
A pesar de su escasa en comparación con lo que he aprendido y documenté sobre Finisterre, es una sección muy completa sobre la wikipedia española [click aquí ].

3) Mi maníaco y su inquebrantable pasión por el fútbol. Un juego que siempre pierde, incluso si usted conmigo en la puerta hay un campeón.

Un agradecimiento especial a Xurxo Souto, cantente Diplomáticos de Os de Monte Alto, y Bep Moll, director del documental Tras El Futbolin.